jueves, julio 03, 2008


El vino sediento,
sediento de tu boca,
de tu boca roja,
roja quedo de mi boca
bailando un tango arrabalero en tu respiro
tu complicidad y la mía
embriagando la noche
traje a la medida
a la medida de los míos.

Mariella

11 comentarios:

Evan dijo...

Epa, esos tangos arrabaleros juegan con tu complicidad!

Un abrazo, Mar!

fernando dijo...

mmmm que bonito mmmm me gusta.

besos.

fgiucich dijo...

Vino de vieja guarda, especial para calmar esa boca roja sedienta. La noche, el tango y un trago de tinto, sirven para embriagar los sueños. Abrazos.

angélica beatriz dijo...

Hola mi Mariella querida. Ya regresé, porque no podía dejar a mis Amigos hermosos, entre los que estás tú, mi dulce niña.

Gracias por esperarme, te eché mucho de menos.

Mil besitos dulces para ti.

Matta dijo...

Hermoso ese vino cerca de tu boca....te quiero mucho Mariella....aparécete y hazme saber que sigues bien.....un abrazo para tì

La sonrisa de Hiperión dijo...

Queda en el aire la voz de un tango amargo. Precioso
Saludos

EfeR Soto dijo...

QUE HERMOSO...
aunque el tango no me gusta mucho...

Anónimo dijo...

No te veo sonreir;me refiero a la sonrisa de tus hermosos ojos.
Puedo ayudar?quisiera me dejaras hacerlo.


Diego.

Terly dijo...

Y que un bandoleón lanzando sus supiros te acompañe en ese tango.
Besos

....NaNy... dijo...

Paso para hacer una visita y si puedo para llevarme todo la sonrisa
el abrazo y tu amistad. saludos

Jedog dijo...

Vino, amor y tango...que mezcla! y que oficio tienes para juntarlos en palabras de amor.